Info útil: Ruta alternativa a Playa Blanca

Playa Blanca: Un paraíso natural con todas las letras.
       Existen dos opciones para viajar de Cartagena hacia Playa Blanca:
       1) Tomar una lancha en el muelle (frente a la ciudad amurallada) que cobra unos 25 dólares por persona ida y vuelta.
       2) La opción más económica y por la que optamos nosotros: Desde el barrio de Getsemaní, tomar un bus a Pasacaballos (0,85 dólares) que los dejará justo en el cruce del ferry (pedirle al chofer que les avise cuando lleguen) y luego tomar un ferry (0,50 dólares) que los cruza hacia el otro lado del río. Por último, tomar una moto-taxi que los llevará por una ruta de aproximadamente 25 kilómetros hasta la playa. Acá el precio depende de la habilidad de regateo de cada uno. Un precio razonable a pagar sería de unos 4 dólares, pero se puede conseguir que los lleven por menos. Así, en total se gastarían unos 5, 35 dólares por persona. La vuelta es posible hacerla en lancha, ya que regateando se consigue el mismo precio que si se elige la segunda opción. Esto es posible debido a que muchas veces las lanchas vuelven semi-vacías y porque además a la vuelta no deben pagar el impuesto que les cobran por el uso del puerto en Cartagena.

       Un almuerzo puede llegar a costar entre 6 y 8 dólares, así que es conveniente comprar enlatados para ahorrar dinero.
       Por otro lado, se puede acampar en la playa por unos 2,50 dólares por carpa (pregunten en el último chiringuito de la playa, yendo hacia el sector contrario al destacamento de policía). Tengan en cuenta que en la gran mayoría de lugares no hay electricidad y las instalaciones son muy precarias, así que vayan preparados. Difícilmente puedan ducharse, debido a que el agua dulce escasea.
       Otra cosa: Según nos dijo un colombiano, los precios para los turistas están aumentados al doble, por lo que si consiguen regatear y que les bajen a la mitad, estarían pagando el precio que realmente vale el producto que les quieran vender.
       Para finalizar, tengan cuidado con los vendedores que intentan hacerles probar algo. No acepten, porque después van a querer cobrárselos. Es una práctica muy habitual en la zona.
      Aprovechen Playa Blanca para desconectarse de todo. Realmente vale la pena.


¿Qué otros consejos le darías a los viajeros? Dejanos tu experiencia en los comentarios.

1 comentario: