"La libertad consiste en elegir dónde, cómo y con quién pasar nuestros días"

Aniko Villalba
       Tengo el gusto de inaugurar esta nueva sección del blog, en la cual me encargaré de entrevistar a distintos bloggeros con el objetivo de inspirar un poco más a los lectores, con Aniko Villalba del blog www.viajandoporahi.com.
       Escritora itinerante, como se autodenomina, en 2008 decidió tomar su mochila y salir de viaje por Latinoamérica durante 9 meses, al tiempo que escribía un blog para el diario La Nación de Argentina. Hizo del nomadismo su estilo de vida y, al día de hoy, recorrió más de 40 países de América, Asia, Europa y África, colaborando de manera frecuente con distintos periódicos y revistas.
       En 2013 publicó su primer libro de viajes titulado: “Días de Viaje”, en donde la autora narra, de manera íntima y personal, sus travesías en torno a los países visitados.
Sin más preámbulos, la entrevista:

Bariloche en sus paisajes

Vista desde Punto Panorámico, un imponente cuadro del lago Nahuel Huapi, la Cordillera de los Andes, la Isla Victoria y el Lago Moreno
       Ubicada en la Provincia de Río Negro, sobre las márgenes del Lago Nahuel Huapi, la ciudad de San Carlos de Bariloche sorprende con sus mágicos paisajes y su amplio abanico de actividades, íntimamente ligadas con la naturaleza.
       La palabra Bariloche deriva de Vuriloche, término que utilizaban los mapuches que vivían en lo que hoy es Chile para llamar a los que habitaban en el territorio argentino y que en idioma mapudungún significa: "Gente que vive en el lado opuesto de la cordillera". 
       A continuación, algunas de las postales que forman parte de esta hermosa ciudad ubicada al sur del planisferio, para que viajes sin moverte de tu casa:

Qué ver y hacer en San Andrés

Acuario
La oportunidad de viajar a San Andrés desde Medellín se nos dio casi de casualidad y fue uno de esos paréntesis en el viaje que tan bien le hacen al cuerpo y al alma. Lo cierto es que San Andrés no es un destino mochilero y eso hace que los valores de hospedaje y excursiones se disparen indefectiblemente. Sin embargo, un guiño del camino hizo que nos decidiéramos a viajar casi sin pensarlo. 
Habíamos oído hablar de las aerolíneas Low Cost (o bajo costo), pero nunca nos imaginamos que los precios iban a ser tan tentadores. Hoy entro a la web de la aerolínea (www.vivacolombia.co)* y encuentro pasajes desde Medellín a San Andrés por 59 dólares. Existen más caros y seguramente los habrá más baratos también, dependiendo de la oferta y la demanda y, por supuesto, de las fechas. Así y todo, el hospedaje costaba más de lo que usualmente pagábamos en otros lugares, pero la verdad es que se puede ahorrar bastante cocinándote tu propia comida y haciendo uso del siempre conveniente transporte público. 

Quito: Más cerca del cielo

Centro Histórico de Quito
       No lo había notado hasta que Sabry lo mencionó: “¿Viste que el cielo parece estar más cerca?” Y es cierto. Miro hacia arriba y el firmamento se presenta infinito, como si en cualquier momento se nos fuese a caer encima. Llego a pensar que no tardará en tragarnos con sus deformes dientes blanquecinos. Quito es una capital que no lo parece. Las calles no están abarrotadas de autos que intentan adelantarse con sus agudos quejidos. Los hombres de corbata y portafolio no buscan abrirse paso entre la multitud a los empujones y los verdes parques amodorrados suelen despertar cobijados por el calor de su gente, a la que no parece importarle el día ni la hora para disfrutar de una pequeña dosis de aire libre. En Quito conviven naturalmente las intransigentes oficinas con los relajados espacios públicos, los enormes edificios con las descascaradas casas de techos bajos, el desdén diurno con el aplicado frenesí nocturno. Pero sobre todo, sus habitantes  parecen incorporar ambos aspectos con la versatilidad de un transformista. Como una especie de Jekyll y Mr. Hyde contemporáneos que se adaptan según las circunstancias. Siento como si la gente se hubiese quedado congelada en el tiempo y como si existiese otro mundo, paralelo, en el que la infraestructura fue creciendo a pasos agigantados.